31 de octubre de 2009

La vida es una cuestión de momentos de colores

Tendemos a pensar que la vida es un continuo, cuando en realidad no es más que el conjunto de pequeños momentos. Algunos de ellos son asombrosamente parecidos a los anteriores, y son a los que llamamos rutina, y otros nos sorprenden por su intensidad o su contenido, y esos son los que convierten la vida en mágica.

Hay momentos en los que tenemos una inspiración que nos lleva a actuar, y en esos actos marcamos nuestro destino, como el impulso de conectarse a un lugar en concreto y conocer ese mismo día a alguien que cambiará el curso de nuestra vida. Esos momentos merecen ser recordados de forma especial, y yo quiero enmarcar el momento que te conocí con un marco de luz azul verdosa, como el color del mar en calma, como el color de tus ojos.

No todos nuestros momentos han brillado bajo esa luz, pero incluso en los momentos más grises y oscuros, había algo en nosotros que nos impelía a continuar, sabiendo que esta relación valía la pena. A partir de ahi, hemos disfrutado esos momentos del color del fuego en los que nuestros seres intimaban, los momentos de un chispeante naranja en los que nuestras mentes discurrían juntas en un mismo camino, los momentos azulados de tranquilidad y confianza, los momentos violetas de inspiración y plenitud de nuestros espíritus, los verdosos momentos de la esperanza y la ilusión del uno en el otro, los amarillos de actividad frenética, convirtiendo nuestras vidas en un rico y multicolor arco iris.

Guardo un momento para el ahora, un momento que pintaré de color blanco, que engloba a todos los anteriores para decirte.....GRACIAS POR ESTAR EN MI VIDA

No hay comentarios: